Arequipa: Pedagogía del maltrato, un artículo de Christian Villalta

gobierno-regional-de-puno-r-jpg_604x0

Por Christian Villalta*

En Lima se viene viviendo un hecho  histórico protagonizado por los  profesores y profesoras de todo el Perú. Sus arengas que enuncian la muerte del CEN, porque sus bases lo enterraron, recorren las calles capitalinas ante la indiferencia del Ministerio de Educación, que no ha querido recibir a los dirigentes aplicando de esta manera una pedagogía del maltrato perpetuada por los últimos gobiernos de nuestro país.

El magisterio ha despertado tras décadas de maltrato y después de haber sido el chivo expiatorio de la sociedad que ve perpleja una movilización como nunca antes se ha visto. La  historia  del  magisterio ha sido de fracasos, debido a las  traiciones  de Patria  Roja, que junto al Estado, negaron al magisterio el cumplimiento de sus justos reclamos.

El incremento de los sueldos magisteriales dado hace algunos años no ha mejorado el panorama de los docentes en su centro de labores, pues las horas de trabajo ascendieron y el resto del pliego de reclamos fue ignorado debido a una traición del partido cavernario antes mencionado.

La  realidad  y necesidades del docente peruano son múltiples y no pueden ser  cubiertas  con el sueldo  base  que tienen  y  lo de  la escala  magisterial solo es un trampa  para hacer  figurar  la  calidad  educativa. Ante  todo  esto  el educador  es el profesional con el sueldo  más  bajo del  Perú.

En el proceso  de la huelga indefinida,  debido a  la  desesperación del estado para dividirla y  deformar  la imagen  de la  lucha, tildaron  a los  docentes de  “terroristas”,  el estigma  clásico  para  provocar  en la  sociedad  miedo  y  desligitmizar  a los movimientos  sociales.  Un ministerio  que  llama  terroristas  a  sus  docentes ,  indica  mucho  desprecio y  no  se puede  hablar de un verdadero interés  por  ese  eje  principal  de  la  educación,  los maestros.

El  magisterio  peruano  nos ha  demostrado que es posible  la autoorganización desde las  bases para lograr una  mejor educación para niños  y adolescentes, ya  que esta lucha no es solo por sueldos  sino  por la mejora del proceso  de enseñanza. Para ello, el docente  necesita  estar cómodo  en sus necesidades. Las políticas  y acciones  estatales solo denigran la  carrera docente, formando  un maestro  sumiso, ya que  tener docentes  con dignidad  y  satisfechos  es lograr un país bien educado, y tener un país bien  educado no conviene  a los agentes de poder  económico  ni a  las  mafias  políticas  que infectan  al  Perú.

*Docente, poeta y periodista arequipeño

Foto: Perú 21

Nota: Los contenidos de los artículos que reproducimos no reflejan necesariamente la opinión de Edugestores.
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

No nos encontramos en el momento. Pero puedes enviarnos un correo y te lo responderemos lo mas pronto posible.

Enviando

                                 

Dirección: Av. Paso de los Andes 970, Pueblo Libre | Teléfono: (051) 719-5990 anexo 158 | Email: informes@edugestores.pe

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Abrir la barra de herramientas