Comunicado: Es un imperativo del derecho a la educación contar con docentes EIB en escuelas EIB

El Colectivo de Equidad y Diversidad rechaza que se cuestione la implementación de la contratación directa de docentes egresados del programa de becas del Pronabec, en particular de la Beca 18 EIB, en plazas de difícil cobertura (DS 015 – 2020 – MINEDU), en las que no hubo postulantes en el último concurso de nombramiento docente, coberturadas posteriormente al inicio del año escolar y ubicadas en zona rural de gran dispersión, Vraem y de frontera.

El interés superior que sustenta la política de Educación intercultural Bilingüe es brindar a niñas y niños y adolescentes de pueblos originarios una educación pertinente y de calidad en su lengua materna. Para ello se requiere docentes debidamente formados. Ante los escasos avances en la formación inicial de docentes EIB para cerrar la brecha (se requieren aproximadamente 25 000 docentes, según estimaciones oficiales), las y los docentes titulados, bachilleres y egresados de las Instituciones de Educación Superior Pedagógica y la Beca 18 EIB, constituyen un pequeño, pero significativo aporte. Por ello saludamos su contratación. Sin embargo, este esfuerzo será insuficiente, si no se logra abordar el tema del cierre de brechas desde una perspectiva integral, que permita:

Avanzar hacia un esquema sistémico y descentralizado de la gestión de docentes, que responda a la diversidad de situaciones que caracterizan las instituciones educativas EIB. En esa perspectiva, es necesario articular coherentemente las medidas de formación inicial y en servicio, la certificación del dominio de la lengua originaria, la contratación de docentes, el nombramiento e ingreso a la carrera pública magisterial y la evaluación de desempeño y ascenso a lo largo de ella.

Articular la formación inicial y en servicio de docentes EIB a planes de desarrollo territoriales y sectoriales, regionales y locales, que especifiquen la demanda de docentes EIB por pueblos y lenguas y permitan que los docentes titulados, bachilleres y egresados de las carreras EIB puedan ir ocupando de manera progresiva las plazas vacantes, a la par de asegurar la formación profesional de docentes EIB sin título pedagógico, superando las situaciones de descoordinación, desconexión e imposición de la norma actualmente existente.

Fortalecer la gestión descentralizada del proceso de contratación de docentes mediante mecanismos de articulación intergubernamental que permitan concertar la norma de contratación de docentes y establecer roles y responsabilidades para cada instancia, compromisos con relación a la contratación de docentes EIB y dispositivos mediante los cuales supervisar su cumplimiento. Asimismo, sostener el diálogo con los gremios y las organizaciones indígenas en la perspectiva de lograr el mejor consenso posible y evitar la conflictividad que deben afrontar las DRE y UGEL.

Solicitar a las DRE y UGEL que actualicen permanentemente la información sobre la demanda de docentes EIB por pueblos y lenguas, vacantes disponibles en instituciones educativas EIB y plazas de difícil cobertura en instituciones educativas EIB que hayan sido cubiertas por docentes monolingües o bilingües sin título o formación pedagógica EIB, que haga posible monitorear las brechas, reprogramar metas y estrategias en las áreas encargadas de la formación inicial de docentes EIB y regular y ejecutar la contratación de docentes en las áreas responsables de esta tarea.

Fomentar la vigilancia social del proceso de contratación docente conducidos por las DRE y UGEL, asegurando la participación de los pueblos originarios a través de sus organizaciones.

Finalmente, exigimos una actitud de dialogo y un sentido mayor de urgencia respecto a la necesidad impostergable de dotar a las instituciones educativas EIB de docentes especializados y con dominio de la lengua materna, en la perspectiva de cerrar las brechas y garantizar el derecho a una educación culturalmente pertinente para los pueblos originarios, en diálogo con sus planes de vida. Esta es una tarea prioritaria de nuestro Bicentenario.

Deja una respuesta