Edugestores suscribe pronunciamiento sobre año escolar 2021

Edugestores se une a la Asociación Nacional de Centros, el colectivo Ceaal Perú, el colectivo Educación e Igualdad, la Campaña Peruana por el Derecho a la Educación, el colectivo La Educación Se Respeta y Foro Educativo, que forman parte de la Plataforma por la Educación, para emitir el pronunciamiento “Educar hoy exige un Estado y una sociedad que se responsabilizan”, que propone algunas acciones y alertas para el desarrollo del año escolar 2021 en el marco del contexto actual.

Compartimos el pronunciamiento:

“Educar hoy exige un Estado y una sociedad que se responsabilizan”

La educación pública desempeña un rol esencial en la construcción de una sociedad justa y democrática, una vida digna para todos y todas y una convivencia respetuosa de la igualdad de derechos y de la naturaleza. Son enormes los desafíos que la educación tiene que encarar hoy para cumplir con su rol en medio de una pandemia que ha profundizado las desigualdades estructurales y la exclusión en nuestra sociedad, generando un aumento drástico del desempleo y la incertidumbre laboral, sumados al duelo por los fallecidos y miedo al contagio y sus secuelas.

En este contexto, las organizaciones participantes en la Plataforma por la Educación sentimos la urgencia de involucrarnos y prepararnos desde ya para un año escolar 2021 distinto, que nos disponga para:

•Culminar el presente año escolar evaluando pedagógicamente y de manera diferenciada los logros de aprendizaje de las y los estudiantes, prestando especial atención a las necesidades de aquellos que accedieron tardíamente a los servicios de educación básica, a distancia o presenciales iniciados recientemente en los ámbitos rurales y pueblos originarios.
•Preparar la implementación de las orientaciones para el desarrollo del año escolar 2021 en las modalidades presencial, semipresencial y a distancia, considerando la diversidad cultural, lingüística y de género, así como la diversidad territorial (urbano – rural), entre otras.
•Participar activamente en la movilización nacional para recuperar a los cientos de miles de escolares que interrumpieron sus estudios en el 2020.
•Contextualizar las carpetas de recuperación a las necesidades de aprendizaje de las y los estudiantes.
•Brindar soporte a las IIEE para atender a estudiantes con diferentes niveles de logro, experiencias intensas de aislamiento, diversos niveles de bienestar y situaciones de precariedad (afectiva, económica, de condiciones de vida).
•Asegurar aprendizajes significativos y pertinentes para las y los estudiantes.
•Ofrecer acompañamiento sostenido a las y los docentes para que logren buenos resultados.
Para prevenir una mayor desvinculación de las y los estudiantes del sistema educativo proponemos priorizar ciertos factores de atracción, llamados así por su contribución a que las y los estudiantes sostengan su permanencia en la educación básica. Diversas instituciones como CEPAL, UNESCO, BID, UNICEF y actores educativos nos han ayudado a identificar estos factores los que deberán ser garantizados por diversas dependencias del estado peruano (Ministerio de Educación, Ministerio de Salud, gobiernos regionales y gobiernos locales).
Los más poderosos factores de atracción son:
✓Docentes preparados con capacidades fortalecidas, soporte pedagógico e incentivos para enfrentar las complejas tareas del 2021, incluidos los docentes bilingues que trabajan con poblaciones originarias.
✓Escuelas seguras con condiciones básicas de saneamiento, infraestructura, mantenimiento, equipamiento y conectividad, que permitan un retorno protegido a una educación presencial o semipresencial.
✓Soporte socioemocional para estudiantes, familias y docentes.
✓Alimentación escolar desde la Educación Inicial hasta la Secundaria.
✓Acceso y uso universal de dispositivos digitales para el aprendizaje para los estudiantes más vulnerables.
✓Articulación de la Secundaria con los CETPRO y los IEST para mejorar la empleabilidad, la autogestión familiar y comunitaria y la gestión de la pequeña empresa, en el área rural y las comunidades originarias.
Una política educativa descentralizada que procure la autonomía pedagógica y de gestión de las instituciones educativas para tomar decisiones acordes a los desafíos educativos de sus territorios, culturas, lenguas y economías, locales y regionales, articuladas con experiencias de educación comunitaria; es también un factor de atracción. La educación comunitaria es vital para la educación ciudadana y el enfrentamiento de la crisis sanitaria.
Para viabilizar cada uno de estos factores, que son parte de una educación pública democrática e intercultural, se requiere que el Estado y la sociedad garanticen determinadas condiciones:
-Políticas de equidad y diversidad vigorosas en el marco del PEN al 2036.
-Una comunicación efectiva y diferenciada según el contexto, para estudiantes y sus familias sobre la propuesta educativa del 2021.
-Apoyo constante de las DRE y UGEL a las IIEE para brindar una atención educativa semipresencial y pertinente a su diversidad.
-Fortalecimiento de los sistemas de comunicación, información y alerta temprana sobre desvinculación escolar.
-Articulación de iniciativas y esfuerzos regionales y locales que buscan incluir y sostener a los estudiantes en sus trayectorias educativas.
-Inversión pública prioritaria en salud, educación y protección de niñas, niños y adolescentes.
¡Llamamos al Estado, las organizaciones comunitarias, familias, sociedad civil y sector empresarial a garantizar juntos el derecho a la educación de todas las niñas, niños, adolescentes, jóvenes y adultos!
Lunes, 02 de noviembre de 2020
Foto referencial

Deja una respuesta