La  evaluación desde el ojo del Minedu, un artículo de Christian Alarta

000424068W

Por Christian Alarta*

Hace algunos años, cuando se implementaba la Ley de la Carrera  Pública  Magisterial,  la  discusión  se dio alrededor del tema de la evaluación. Una situación parecida surge con el actual movimiento magisterial al no haber recibido  una respuesta conforme a la exigencia de eliminar el proceso de evaluación con despido.  Ante eso es necesario  hacer un cambio en la cultura de la  evaluación en la idiosincracia del peruano.

Aquellos que estamos dentro del ámbito pedagógico sabemos que la evaluación tiene como fin elevar la calidad del aprendizaje y el rendimiento del estudiante. La evaluación no busca estigmatizar, etiquetar, frustrar y expulsar , esto sería ir en contra de la ética del pedagogo. Un educador tiene la convicción de ayudar a que el estudiante  tenga un alto nivel en sus potencialidades y una autonomía en sus decisiones en torno a su propia  mejora. El fin último de todo proceso de evaluación es la plenitud del ser humano.

¿Pero a qué juega  el ministerio? No puede ser casualidad que una institución que dirige  la educación de un país no tenga claro el para qué de la evaluación. O podríamos estar  hablando de que los que trabajan en el ministerio no están aptos  para trabajar ahí o la intención es puramente el despido dedocentes, como una práctica autoritaria de limpieza. Tenemos  claro  que  los  profesores son el chivo expiatorio de la sociedad  peruana, “todo es culpa de los docentes”; que mejor manera de preocuparse por ellos, para elevar la calidad educativa, que  coaccionando  y amenzando con quitarles la estabilidad laboral. Dijimos antes que la evaluación tiene el fin de la plenitud en el desarrollo de habilidades, y ese fin no lo vemos en el ministerio.

Aprovechando la concepción de evaluación que tiene el peruano de a pie, la cual es  punitiva  y coaccionadora, la políticas educativas en este país no han tenido mejor idea que vender la imagen de que los docentes serán evaluados (castigados). Y así todos felices, se cree que la educación está mejorando. Cuando lo que se necesita son docentes plenos y con una alta potencialidad que sólo le podrá otorgar una buena capacitación (aspecto que debería tener en realidad todo el énfasis que se le otorga a la evaluación) y no la inseguridad ante la posible pérdida de su trabajo.  Aunque con esta lucha magisterial los docentes han obtenido  que se les capacite antes de ser evaluados.

La cultura evaluativa del país está de cabeza y necesitamos mejorar ese aspecto también en la práctica. La evaluación es constante y lo más óptimo es tener un actuar autoevaluativo, donde cada uno es consciente de lo que tiene que ir mejorando y potenciando. Ahora es la oportunidad de cambiar todo esto, tanto entre los docentes, instituciones y el país en general.

*Docente y periodista arequipeño

Nota: Los contenidos de los artículos que reproducimos no reflejan necesariamente la opinión de Edugestores.

0 Comentarios

Contesta

Contactanos

No nos encontramos en el momento. Pero puedes enviarnos un correo y te lo responderemos lo mas pronto posible.

Enviando

                                 

Dirección: Av. Paso de los Andes 970, Pueblo Libre | Teléfono: (051) 719-5990 anexo 158 | Email: informes@edugestores.pe

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Abrir la barra de herramientas